En este momento estás viendo CBD y la ansiedad

CBD y la ansiedad

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:BLOG
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

¿Qué es la ansiedad? / ¿Cómo se produce?

La ansiedad es un sentimiento que experimenta un gran porcentaje de personas el mundo en algún momento de nuestras vidas. Es una sensación constante de miedo, inquietud, temor y preocupación que pueden interferir en nuestra vida diaria y disminuir así nuestra calidad de vida. Todo ello produce la activación del sistema nervioso central y de todo nuestro organismo.

Estos trastornos producen malestar y preocupación excesiva en las personas que lo sufren, sin importar la edad. Dependiendo del miedo y/o preocupación que se tenga, se producirá uno u otro trastorno:

  • Trastorno de la ansiedad por separación: lo suelen sufrir los menores por miedo a que les ocurra algo a las personas que cuidan de ellos como pueden ser los padres o abuelos.
  • Fobia específica: es el miedo que sufre una persona a una determinada situación u objeto que desea evitar en todo momento. Estas fobias suelen conducir a ataques de pánico.
  • Trastorno de la ansiedad social: supone niveles muy elevado de ansiedad o miedo a situaciones sociales por motivos de vergüenza, inseguridad y miedo a ser juzgado por los demás.
  • Trastorno de pánico: en estos casos se da un ataque de ansiedad repentino e intenso a la vez que se sufren sensaciones desagradables físicamente como palpitaciones o mareos y pensamientos desafortunados.
  • El trastorno de ansiedad generalidad (TAG): Por lo general, las personas que experimentan TAG, son aquellas que esperan siempre lo peor, preocupándose durante todo el día de trabajo, el dinero, familiares y salud, sin tener una causa aparente que lo justifique.

Cuando una persona comienza con síntomas de ansiedad, empieza notando sensaciones físicas como los mareos o las palpitaciones. Estos se producen ya que las situaciones de peligro, tanto reales como imaginarias, hacen que el cerebro reaccione y las hormonas se activan como una alarma en contra de una posible amenaza. De este modo, toda la atención de las personas se centro en huir y vencer a dicho peligro.

La persona comienza con la respiración agitada, el corazón late a mil por hora y se tensan casi todos los músculos del cuerpo, haciendo que nuestro cuerpo se prepare para huir en cualquier momento. En el mismo momento en que se produce estos y otros síntomas similares, la información de peligro se envía a las glándulas, haciendo que se liberen hormonas con efectos antiinflamatorios en los órganos, intentando evitar, en la medida de lo posible, cualquier daño físico.

¿Cuáles son los efectos de la ansiedad?

Son muchos los síntomas que sufre una persona con ansiedad. Algunos de los más comunes serían los siguientes:

  • Sensación de cansancio y debilidad
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Sudoración
  • Temblores
  • Sensación de peligro inminente y pánico
  • Problemas para concentrarse o pensar en algo que no sea el problema actual
  • Dificultad para controlar las preocupaciones
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Respiración acelerada, hiperventilación
  • Sensación de nerviosismo, agitación o tensión
  • Problemas gastrointestinales
  • Necesidad de evitar situaciones que generen ansiedad

En primer lugar, una de las propiedades más conocidas del CBD son sus propiedades ansiolíticas, es por ello por lo que activa los receptores de serotonina, impulsando un estado de ánimo positivo y un efecto ansiolítico y relajante.

Varios son los estudios que atribuyen esta propiedad al CBD frente a la ansiedad.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4604171/

Como vemos, cierto nivel de ansiedad nos ayuda a estar alertos y conscientes, pero el problema viene cuando se sufren trastornos de ansiedad que se convierten, por el contrario, en paralizantes.

Los primero a la hora de querer tratar la ansiedad con CBD, siempre es consultarlo con nuestro médico. No debe hacerse como sustituto de la medicación actual, si no como complemento.

A la hora de tratarnos, si bien debemos diferenciar entre:

  • Ansiedad en situaciones sociales.
  • Ansiedad durante la noche.
  • Ansiedad generaliza
  • Ataques de pánico

En situaciones sociales, la ansiedad se sufre al exponerse a distintas situaciones como hablar con desconocidos, reuniones, conferencias, etc. En este caso el uso que suele darse es tomar una dosis 1 o 2 horas antes de que llegue el momento. La manera más aconsejable para estos casos son tanto los aceites como las flores.

En situaciones de ansiedad nocturna, o al intentar conciliar el sueño, el CBD puede ser un gran aliado. Estas situaciones ya no solo nos perjudican en el momento si no que van acumulando un cansancio y mal estar general que puede hacer muy pesado nuestro día a día. Para estas situaciones es muy aconsejable el uso del aceite de modo sublingual, 30 minutos o 1 horas antes, así ayudamos a que el cuerpo entre en una zona de relax, aliviando todos esos síntomas y permitiendo una conciliación del sueño rápida y eficaz.

Estas situaciones mencionadas anteriormente, son concretamente las situaciones más leves y el uso del CBD es esporádico, pero en las dos siguientes situaciones mencionadas el uso del CBD debe ser más continuo y prolongado en el tiempo.

En el caso de la Ansiedad generalizada, entendemos por un trastorno continuo de la ansiedad. Se puede llegar a ello por diversos motivos diferentes en cada persona, pero acaba siendo un trastorno muy molesto y que debe ser tratado. En estas ocasiones, deben suministrarse un mínimo de 2 tomas al día, siendo los más recomendable 3 tomas: mañana, tarde y noche. Las tomas pueden variar respecto a cada persona desde 1 gota por toma hasta 4 o 5 dependiendo la situación y no deben ser todas las tomas de la misma cantidad. El CBD, para muchas personas en la mañana puedes ser efectivo, pero para otras volverse contraproducente. Lo ideal después de haber consultado con el médico es ir adecuándose e ir aumentando la dosis desde la más pequeña hasta encontrar el equilibrio que nos es mejor a cada uno. Como en el anterior caso, lo mejor para ello son el aceite y las flores de CBD

Por último, no vamos a referir a los ataques de pánico. En estos casos, como en el anterior, es bueno tener una dosis muy baja pero constante de CBD en el organismo. Se recomiendan desde 1 a 2 gotas cinco veces a lo largo del día. Esto es debido a que no sabemos cuándo podemos sufrir un ataque de los mencionado pero el CBD nos puede ayudar notablemente a reducir el impacto que pueda tener el ataque en dicho momento. Otra opción extra es si nos da un ataque bastante fuerte y necesitamos aliviar urgentemente esos síntomas, cabe la opción de aplicar 3 gotas sublinguales y dejar durante 2 minutos estas sin tragar, consiguiendo un efecto muy rápido y directo del CBD.

Ya por último mencionar como siempre que ante cualquier duda siempre tenéis disponible nuestro asesoramiento totalmente gratuito para cualquier duda o necesidad que necesitéis hablar.

Deja una respuesta